Nota Para Republicanos: El Problema no es sólo la Inmigración

Posted on  

Por Vanessa Cárdenas

A raíz de las elecciones presidenciales, todo el establecimiento político está analizando al gigante dormido que despertó: los más de 12 millones de latinos que votaron y ayudaron a propulsar el presidente Barack Obama a la victoria en estados claves. Los republicanos están preocupados, con razón-sobre la falta de apoyo de este grupo demográfico, a sin embargo siguen mostrando una falta de entendimiento al argumentar que la razón por la cual los latinos rechazaron su agenda es un problema de comunicación en lugar de un problema de esencia.

Se equivocan. Si los republicanos quieren el apoyo de la comunidad latina, necesitan cambiar fundamentalmente la política de su partido y evolucionar en una serie de cuestiones.

Los dirigentes del partido y muchos de sus miembros tienen razones para estar preocupados. El presidente Obama obtuvo el 71 por ciento del voto latino a nivel nacional, en comparación al 27 por ciento para el ex gobernador de Massachusetts, Mitt Romney. De hecho, el apoyo entre los latinos para el gobernador Romney fue el peor para un candidato republicano desde que el ex senador Bob Dole de Kansas ganó sólo el 21 por ciento en 1996. Cuando el presidente George W. Bush ganó en el 2000, recibió el 44 por ciento del voto latino, en 2008 el senador John McCain (R-AZ), recibió sólo el 31 por ciento del voto latino. Estos porcentajes entre el grupo con el mayor crecimiento demográfico del país y que está previsto a duplicarse en tamaño para el año 2050 no es tranquilizador.

Sin duda, la plataforma de inmigración que el gobernador Romney adopto explica en gran medida el disgusto que tienen los latinos contra la marca republicana. Varias encuestas muestran que la mayoría de los latinos, más del 77 por ciento-apoyan un camino a la legalización para los 11 millones de inmigrantes indocumentados de la nación. Y un numero aun mas alto, el 91 por ciento, apoyan al Acta DREAM, una legislación que proporciona un camino a la residencia permanente para aproximadamente 2,1 millones de jóvenes indocumentados que actualmente viven en los Estados Unidos.

La postura del gobernador Romney de “auto-deportación”, sin embargo, es todo lo contrario. Y no es de extrañar ya que la auto-deportación significa el hacer que la vida de uno sea tan miserable que uno tendría que optar por dejar el país.

Algunos republicanos argumentan que ellos simplemente tienen que cambiar su tono y explicar mejor sus políticas. Pero el concepto de hacer la vida de alguien tan insoportable que él o ella se vean obligados a salir del país no se puede endulzar. Después de todo, el 90 por ciento de los latinos en los Estados Unidos tienen un padre o abuelo inmigrante, el 60 por ciento de los votantes latinos conocen a un inmigrante indocumentado, y una cuarta parte conoce a alguien que es o esta en proceso de deportación o ha sido deportado. La inmigración es un tema muy personal con la comunidad latina, y la alternativa que el gobernador Romney propuso este año ofendió a muchos latinos.

Pero el problema va mucho más allá de la inmigración. Los republicanos harían bien en leer las encuestas para entender la disonancia entre sus ideas y valores y aspiraciones de los latinos. Encuestas sobre diversos temas muestran que, en general, los latinos están de acuerdo con los valores que tiene el presidente Obama y su agenda política sobre los temas que más les interesan: la economía, el empleo, la educación, la salud y la inmigración.

Tome la encuesta electoral, realizada el día antes de las elecciones, por ImpreMedia /LatinoDecisions, por ejemplo, que encontró que:

■ 66 por ciento de los votantes latinos creen que el gobierno federal debe garantizar que todas las personas tengan acceso a un seguro médico.

■ 61 por ciento de los votantes latinos creen que la Ley de Asistencia Asequible, también conocida como Obamacare, debe implementarse como ley.

■ 42 por ciento de los votantes latinos apoyan una “combinación de mayores impuestos y recortes de gastos” para reducir el déficit, mientras que el 35 por ciento dijo que teníamos que subirle los impuestos a los ricos.

Una encuesta nacional de Fox News Latino, a principios de este año, también mostró que el 62 por ciento de los latinos aprueban el trabajo del Presidente Obama con respecto a la salud, incluyendo la Ley de Asistencia Asequible. Con respecto al empleo y la economía, una encuesta de Univisión reveló que el 55 por ciento de los latinos dijo que el gobierno debería invertir recursos en proyectos federales para estimular la economía. Una vez más, estos puntos de vista están más en línea con el enfoque del presidente Obama sobre la economía y la equidad fiscal que los del gobernador Romney.

Como marca global, a los republicanos no les va mucho mejor. De acuerdo con la encuesta de ImpreMedia /LatinoDecisions, 61 por ciento de los latinos dicen que confían que los demócratas y el presidente Obama tomarían las decisiones correctas y mejorarían las condiciones económicas del país, mientras que el mismo porcentaje dijo que el Partido Demócrata ha mostrado más preocupación hacia ellos como una comunidad. Los votantes latinos registrados también expresan una fuerte afinidad por el Partido Demócrata en su identificación con un partido político. De acuerdo con una encuesta realizada por el Forum Pew, el 70 por ciento de los votantes latinos inscritos se identifican con o se inclinan hacia el Partido Demócrata, mientras que sólo el 22 por ciento se identifican con o se inclinan hacia el Partido Republicano.

También hay otro problema importante para los republicanos en la comunidad latina: las mujeres. Las Latinas representan el 6 por ciento de los electores-un poco más alto que los hombres latinos y apoyaron al presidente Obama por un margen de más de 10 puntos en comparación con sus homólogos masculinos: 76 por ciento frente a 65 por ciento. De acuerdo al sondeo LatinoDecisions, el 78 por ciento de las latinas demócratas confían que los demócratas tomen mejores decisiones para las mujeres que los republicanos. Y sólo el 20 por ciento de las latinas tienen una visión favorable de los republicanos en el Congreso.

Ahora echemos un vistazo a los temas sociales, los cuales los republicanos argumentan que es su gracia salvadora cuando se trata de este grupo. Si bien es cierto que históricamente los latinos se han calificado como socialmente más conservadores, las encuestas recientes sugieren que cuanto más tiempo viven en los Estados Unidos, se convierten más tolerantes en temas sociales como el aborto y los derechos de los homosexuales, incluyendo a la igualdad matrimonial.

Una encuesta reciente realizada por Lake Research Partners muestra que el 74 por ciento de los votantes latinos registrados están de acuerdo en que una mujer tiene derecho a tomar sus propias decisiones personales y privadas sobre el aborto sin la intervención de políticos. La misma encuesta mostró que el 73 por ciento de los votantes latinos registrados están de acuerdo en que no debemos juzgar a alguien que sienta que no está lista para ser madre.

En la igualdad en el matrimonio, la tendencia es la misma: El Centro Hispano Pew publicó el mes pasado una encuesta que confirma que la mayoría de los latinos apoyan la igualdad del matrimonio para parejas del mismo sexo. Cincuenta y dos por ciento de los latinos favorecen ofrecerle a parejas del mismo sexo los derechos y responsabilidades del matrimonio, con un 34 por ciento en contra. Hace seis años, las actitudes latinas sobre el tema eran casi al revés.

Por otra parte, los latinos más religiosos apoyan al presidente. Un sondeo de Pew Forum en octubre encontró que tres cuartas partes de los católicos latinos apoyaron al presidente Obama en la reelección. Los latinos evangélicos, quienes representan el 15 por ciento de todos los votantes latinos registrados, tienden a ser más conservadores, pero la mitad de ellos todavía prefieren el presidente Obama que al gobernador Romney en la contienda presidencial.

Los jóvenes latinos también ayudaron a impulsar el voto de los jóvenes para el presidente Obama. El presidente ganó todos los grupos de edad menores de 40 años, incluyendo a los jóvenes latinos (de 18 a 29), quienes lo apoyaron por un margen de 74 por ciento a 23 por ciento. Entre los graduados universitarios hispanos, el 62 por ciento votó por el presidente Obama, mientras que el 35 por ciento apoyó el gobernador Romney.

Hay dos formas de que los republicanos pueden demostrar que quieren hacer lo correcto por esta comunidad y así empezar a mejorar su posición entre los latinos a corto plazo. Una de ellas es mediante el apoyo a un camino a la legalización para los 11 millones de inmigrantes indocumentados de la nación. Algunos líderes de los partidos y los expertos de prensa de la derecha ya están viendo la luz, como es el caso del anfitrión del programa de entrevistas Sean Hannity, quien conmocionó a la clase política la semana pasada al anunciar que había “evolucionado” en materia de inmigración, y el gobernador de Louisiana Bobby Jindal quien categorizo la postura de su partido en materia de inmigración y de otra índole de “estúpida.” El Partido Republicano necesita más de esta auto-evaluación y evolución si quieren ser competitivos con este grupo demográfico.

Pero una manera más inmediata y tangible para mostrarles a los latinos que los republicanos se preocupan por ellos es votar de la manera correcta en el debate sobre el precipicio fiscal. El paquete de recortes de impuestos que se vencen y los recortes automáticos del gasto incluye fuertes recortes a los programas sociales en materia de educación y capacitación como los programas de educación especial, trabajo y estudio, y programas de Título I que proporcionan los fondos federales a los distritos escolares de bajos ingresos, así como los programas de ayuda social tales como el Seguro Social, Medicare y Medicaid, que suelen ser una tabla de salvación para los latinos.

Las encuestas son una imagen instantánea del momento, y aunque no hay garantía de que las inclinaciones de los latinos hacia el Partido Demócrata de son una tendencia de largo plazo, no hay duda que los republicanos tienen que trabajar muy duro para congraciarse con este grupo. Sin cambios fundamentales en sus políticas es difícil saber cómo van a apelar a la creciente comunidad latina. El gigante dormido se despierta, y cuando la comunidad latina estudia la agenda republicana de hoy, no le gusta lo que tiene en frente.

Vanessa Cárdenas es Directora de Progress 2050 en el Center for American Progress Action Fund.