Tumblr Icon RSS Icon

Las posibilidades de la reforma inmigratoria no han cambiado a pesar de la elección del martes en Massachusetts

Posted on  

"Las posibilidades de la reforma inmigratoria no han cambiado a pesar de la elección del martes en Massachusetts"

Share:

google plus icon

Sen-elect Scott Brown (R-MA)Por Andrea Nill

Esta semana, el diario Politico publicó un artículo señalando correctamente que “todo no está perdido” para los Demócratas después de la elección del Republicano de Massachusetts Scott Brown para el Senado. Sin embargo, un tema que Politico sí identificó como “tóxico” es la reforma inmigratoria. De acuerdo a Politico, hay señales de muerte para el tema por el hecho de que el Senador John McCain (R-AZ) “no quiere jugar”, lo que significa que hay “menos Republicanos que cruzaran líneas políticas para votar” a favor de una reforma. Pero el razonamiento de Politico no sólo carece de relación alguna con la elección de Brown, sino que también está basado en un análisis infundado e incorrecto.

Para empezar, las elecciones de anoche no representan un referendo en la agenda legislativa del Presidente Barack Obama, la cual incluye el tema de inmigración. Las encuestas de salida muestran que solo el 38 por ciento de votantes en Massachusetts indicaron que su voto estaba basado en su oposición a las políticas de Obama. De hecho, votantes independientes representaron en gran medida la victoria de Brown. Dichos votantes también apoyan la reforma inmigratoria integral por un amplio margen y votaron por el Senador Edward Kennedy (D-MA)—un ávido defensor de los derechos inmigrantes— de una forma abrumadora año tras año. En todo caso, el triunfo de Scott representa una frustración con la inacción de los partidos políticos. Además, abarca un sentido colectivo de impaciencia con la falta de recuperación económica. La reforma inmigratoria podría tratar con ambos temas.

La reforma inmigratoria y la economía no son mutuamente exclusivas. Asimismo, los prospectos de una reforma inmigratoria siempre han sido ligados a la capacidad de atraer el apoyo bipartidista. McCain “no está en el terreno de juego” porque esta vez la pelota no está en su cancha. Aunque McCain co-patrocino el proyecto fracasado de reforma inmigratoria en el 2006, el Senador Lindsey Graham (R-SC) está tomando las riendas asociándose con el Senador Charles Schumer (D-NY) para crear un proyecto de ley que tendrá que evitar los serios escollos de propuestas que fracasaron en el pasado. En lugar de trazar un linea entre los Republicanos y Demócratas, la reforma inmigratoria señala una oportunidad para que ambos partidos le demuestren a los votantes que pueden trabajar juntos para hacer algo en el Congreso.

En última instancia, está en el interés de McCain y de Brown de apoyar la reforma inmigratoria integral. En el 2009, casi el 30 por ciento de inmigrantes en Arizona (ó 294,541 personas) eran ciudadanos de EEUU naturalizados —lo que significa que son votantes con una conexión cercana a la experiencia de inmigrantes. Entre tanto, la población de Massachusetts nacida en el extranjero representa más del 14 por ciento de la población total del estado y el 17 por ciento de la fuerza laboral. También forman 12.7 por ciento (ó 403,915) de votantes registrados. Ni Martha Coakley ni Brown hicieron campañas entre las comunidades latinas e inmigrantes. Sin embargo, hoy durante una llamada de prensa, la presidenta del Consejo Nacional de La Raza Janet Murguía acotó que ignorar la comunidad Latina y el tema de inmigración puede tener consecuencias devastadoras:

Se han hecho promesas de ambos lados sobre este tema…la inactividad significa que habrá consecuencias. Ciertamente, no sólo para los latinos, pero para votantes indecisos…Las campañas deben captar a la comunidad latina de forma proactiva si quieren su apoyo. Claramente no vimos el alcance (de la campaña de Coakley) a la comunidad Latina que se hubiera esperado para generar el apoyo necesario para hacer una diferencia…

Eliseo Medina, Vicepresidente Ejecutivo de SEIU, señaló además que “perdimos un voto que hará nuestro trabajo más difícil – pero no imposible.” Mientras la viabilidad de reformar las leyes inmigratorias de EEUU no cuenta con el escaño de Brown, Brown puede encontrarse en una posición en la cual necesite la reforma inmigratoria más que la reforma lo necesita a él.

« »

By clicking and submitting a comment I acknowledge the ThinkProgress Privacy Policy and agree to the ThinkProgress Terms of Use. I understand that my comments are also being governed by Facebook, Yahoo, AOL, or Hotmail’s Terms of Use and Privacy Policies as applicable, which can be found here.