Tumblr Icon RSS Icon

Proyecto de salud Republicano excluye a todo inmigrante del ‘grupo de alto riesgo’

Posted on  

Por Andrea Nill

A lo largo del debate de la reforma de salud, los Republicanos han atacado a los Demócratas por no hacer lo suficiente para impedir que los inmigrantes indocumentados reciban beneficios públicos. Sin embargo, resulta que los Republicanos no sólo están opuestos a expander el acceso al cuidado de salud para inmigrantes indocumentados, sino que también están en contra de dar cualquier tipo de asistencia a todo inmigrante gravemente enfermo y que es considerado de “alto riesgo,” sin importar su estatus inmigratorio.

El esperado proyecto de ley de salud que el liderazgo Republicano en la Cámara de Representantes envió al Congressional Budget Office (la Oficina de Presupuestos del Congreso) estipula que sólo ciudadanos estadounidenses continentales y habitantes de dependencias tendrán derecho a participar en el ‘grupo de alto riesgo,’ un programa en cual cada estado aporta seguros médicos de alto costo para los que no pueden ser asegurados. Estos grupos de alto riesgo son problemáticos por varias razones, pero son uno de los pocos recursos que los Republicanos están proveyendo a individuos que no pueden obtener seguro médico debido a una enfermedad seria. Los estados están obligados a verificar la ciudadanía o nacionalidad de manera consistente con la sección 1903(x) de la Ley del Seguro Social:

Es probable que para muchos inmigrantes, el acceso a los seguros dentro de los costosos grupos de alto riesgo sería inasequible, sin importar si fuesen elegibles o no. No obstante, al explícitamente excluir una población que incluye residentes legales que regularmente tienen mejor salud que los ciudadanos estadounidenses, usan menos el cuidado médico, y usan un cuidado menos costoso, indica que los Republicanos están poniendo sus principios nativistas por encima del sentido común. Un relativamente bajo número de inmigrantes de “alto riesgo” probablemente no quebrarían el hipotético sistema de grupos, pero su participación podría disgustar a la base ultraderechista de los Republicanos. Los Republicanos ya han luchado en años anteriores para asegurar que los residentes permanentes legales no califiquen para Medicaid hasta que hayan vivido en el país por cinco años y ahora están proponiendo que los inmigrantes que se enferman y no pueden obtener Medicaid o seguro médico privado mueran en la quiebra en EE.UU. o regresen a sus países natales. Muchos han señalado que el plan Republicano está “diseñado para los que tienen buena salud mientras sigan bien de salud” y para los inmigrantes legales este concepto es un castigo amplificado y claramente excesivo.

La propuesta Republicana también prohíbe a los estados de incluir a inmigrantes indocumentados sin seguro en sus calculaciones de promedios de primas de seguro o del número de personas que carecen de seguro.

Las secciones 242 y 246 del proyecto de ley de salud Demócrata estipulan que sólo las personas que no están legalmente presentes en EE.UU. se les negarán beneficios del cuidado médico.

Read in English.