Tumblr Icon RSS Icon

Tres formas en las cuales el presupuesto de Ryan impacta a los Latinos

By Amanda Peterson Beadle on March 29, 2012 at 12:18 pm

Read in English (originally published on Latina Lista)

El presupuesto republicano de la Cámara de Representantes no es un plan para reducir el déficit. Más bien, es un proyecto para pedirles a las familias de bajos y medianos ingresos que financien enormes regalos fiscales a los ricos y a las corporaciones a través de cortes a programas de seguro medico, asistencia nutritiva, y otras inversiones necesarias para crear puestos de trabajo y crecer a la clase media. Aunque estas prioridades les harán daño a todos los estadounidenses, tendrán un impacto desproporcionado sobre las familias latinas al recortar programas de apoyopara los trabajadores de bajos ingresos, poniendo en peligro el acceso al cuidado de salud, eliminando puestos de empleo en las industrias en que los latinos son más propensos a trabajar.

En general, los latinos usan un menor porcentaje de los gastos de programas sociales que el resto de la población. Aunque representan un 16 por ciento de la población, sólo reciben un 12 por ciento de los beneficios de protección social. Pero los recortes en el presupuesto propuesto de Ryan tendrían un impacto profundo sobre las familias latinas. Por ejemplo, el doble de los trabajadores latinos que los trabajadores anglosajones trabajan en empleos que no pagan lo suficiente para mantener a una familia fuera de la pobreza. Sin embargo, el presupuesto de Ryan recortaría los mismos apoyos de trabajo y salario que ayudan a una familia trabajadora de bajos ingresos a mantenerse a flote. El presupuesto republicano de la Cámara reduciría los créditos tributarios para las familias trabajadoras y recortaría los gastos domésticos que contienen inversiones tales como la educación infantil, viviendas, y apoyo de nutrición para las madres embarazadas y los bebes. Estos recortes impactarían a las familias latinas de forma muy dura. Por ejemplo, un estudio de 2005 del programa educacional, Head Start, mostró que el 32,9 por ciento de los niños de Head Start eran hispanos, y datos de 2008 demuestran que los latinos representaron un 23 por ciento de los receptores de viviendas publicas, y más del 40 por ciento de los receptores del WIC.

El presupuesto republicano de la Cámara también socavaría la capacidad que las familias latinas tienen para acceder a cuidado de salud básico y repelarían el Acta de Cuidado Asequible y transformarían de manera fundamental la capacidad del programa de Medicaid de cubrir las necesidades de cuidado de salud de los pobres, los ancianos, y los estadounidenses discapacitados. El plan transferiría los costos a los estados que ya tienen escasos recursos, los cuales se verían obligados a recortar beneficios, reducir la elegibilidad o subir impuestos – y en algunos casos, necesitarían hacer lastres cosas. Esto podría tener un impacto dramático en la comunidad latina, conforme los latinos representan el 28 por ciento de los padres trabajadores y las mujeres embarazadas que tienen Medicaid, y el 22 por ciento do todos los niños que tienen Medicaid. Estos tipos de recortes podrían impedir a que nuestros ciudadanos más jóvenes tengan accesoal cuidado de salud preventivito regular que necesitan para crecer y convertirse en adultos saludables, requiriendo que los padres trabajadores de bajos ingresos paguen más para el cuidado de salud, y forzando a las mujeres embarazadas que renuncien el cuidado prenatal necesario.

Por ultimo, el presupuesto republicano de la Cámara desestabilizará aún más a la clase media al eliminarpuestos de empleo, incluyendo en los sectores que emplean a los latinos de manera desproporcionada. El presupuesto no sólo corta inversiones en sectores como la infraestructura, energía y investigación que son fundamentales para crear las nuevas industrias del futuro, sino también causará que la economía pierda puestos de trabajo ya existentes en industrias claves. Por ejemplo, el presupuesto de la Cámara propone $133 mil millones en recortes al Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria (SNAP por sus siglas en inglés), anteriormente conocido como estampillas de comida (“food stamps”). El programa de SNAP no sólo les ayuda a las familias luchando para mantener los alimentos en la mesa, sino también sirve como un gran creador de trabajo, en particular para la industria de alimentos, incluyendo a los trabajadores de supermercados, transportistas, y trabajadores agrícolas. Los recortes propuestos por los republicanos de la Cámara se traducirían en una pérdida de 1,8 millones de puestos de empleo a lo largo de 10 años, desproporcionadamente afectando a la industria de alimentos donde muchos latinos trabajan. De hecho, usando conservadoras calculaciones, los latinos componen más del 20 por ciento de los trabajadores en la industria de alimentos.

En resumen, el presupuesto de Ryan les perjudica a las familias de ingresos bajos y medianos para darle exenciones tributarias adicionales al uno por ciento. Aunque estas decisiones les harían daño a todas las familias, tendrán un fuerte impacto en la comunidad latina al recortar los servicios de loscuales dependen, poniendoen peligro su acceso al cuidado de salud, y eliminandopuestos de empleo en industrias claves quelos emplean.

Esto no es sólo moralmente equivocado, sino que es económicamente miope. Los niños latinos son los trabajadores y contribuyentes de mañana. El invertir en el bienestar, cuidado de salud, y seguridad económica de sus familias es una buena inversión en el futuro de los Estados Unidos. Desafortunadamente, alpresupuesto republicano de la Cámara le interesa más el darle exenciones tributarias adicionales a los millonarios en vez de hacer inversiones para la prosperidad económica compartida.

Melissa Boteach es la directora del proyecto Half in Ten o Mitad en Diez: La campaña para reducir la pobreza por la mitad en diez años del Fondo de Acción de CentroCenter for American Progress Action Fund.